Archivo

Archive for the ‘Neurooftalmología’ Category

SÍNDROME DE HORNER

SÍNDROME DE HORNER

Perro anciano con síndrome de Horner idiopático. Tras 1 mes desapareció.

El síndrome de Horner es una enfermedad neurooftalmológica que aparece cuando hay pérdida de inervación simpática.

Se caracteriza por:
- Miosis (contracción pupilar)
- Protusión de la membrana nictitante (MN se exterioriza)
- Ptosis (caída del párpado)
- Enoftalmia (ojo hundido)
- Sudoración de la zona facial afectada en caballos

¿Por qué se causa? (Slatter: Fundamentos de Oftalmología veterinaria)
- Problemas medulares (junto a parálisis de extremidades)
- Abulsiones de raices nerviosas del plexo braquial en gatos y perros
- Lesiones en mediastino (tumores)
- Infecciones de las bolsas guturales en caballos (micosis)
- Otitis media (a veces síntomas vestibulares como nistagmo (movimientos horizontales de los ojos) o ladeo de la cabeza)
- Problemas retrobulbares
- Neuropatías periféricas
- Idiopático (determinadas razas o procedimientos como limpiezas óticas pueden causar este síndrome en gatos y perros)

¿Es un problema grave?
Depende de la sintomatología que lo acompañe y la causa. El problema en sí no es grave pero puede perpetuarse en el tiempo.
En animales con parálisis facial asociada el pronóstico cambia ya que son animales que no pueden alimentarse por si sólos y necesitan de ayuda permanente para comer y beber durante largos periodos de tiempo, en algunos casos no llegan a recuperarse.

¿Tiene tratamiento?
Depende de la causa y la zona lesionada (complicado de determinar en muchos casos). Hay determinadas lesiones (postganglionares) que responden a la aplicación de determinados fármacos y con ellos se puede realizar un tratamiento sintomático hasta que se se resuelva con el tiempo (normalmente uno o dos meses) pero hay otras lesiones más graves que no responden a los fármacos y normalmente tienen causas algo más graves.
En caso de otitis como causante del síndrome de Horner se ha de instaurar tratamiento de la misma para obtener una mejoría de los síntomas oculares.

Síndrome de Horner leve por otitis interna (diagnosticada por RX) en un Golden Retriever anciano.

Determinados tumores o traumatismos pueden desencadenar un síndrome de Horner por lo que cada caso se ha de estudiar individualmente para poder llegar a un diagnóstico certero y poder establecer un pronóstico.
Las limpiezas óticas pueden producir Síndrome de Horner a determinados animales (los gatos son especialmente sensibles, en mi experiencia he observado gran cantidad de gatos persas con esta patología tras limpieza de oídos asociadas a síndrome vestibular y parálisis facial que son complicadas de tratar y se perpetúan bastantes meses, si es que no se quedan permanentes)

Gato persa con remitido a la clínica con Síndrome de Horner, parálisis facial y síndrome vestibular tras haberle sido realizada una limpieza ótica.

¿Siempre que hay prolapso de la membrana nictitante y caída del párpado hay un Horner?
No. Hay que realizar un diagnótico diferencial. No debemos olvidar que los ojos dolorosos también tienen un cuadro similar, por ejemplo, en las uveítis hay miosis (pupila contraída), cierre de los párpados y protusión de la membrana nictitante producida por el dolor. El síndrome de Horner se diagnostica tras realizar las pruebas pertitentes. Debemos tener cuidado al diagnosticarlo ya que hay enfermedades oftálmicas que se parecen y cuyo pronóstico y tratamiento es muy diferente.

¿Cómo se diagnostica?
Pues realizando un exámen neurooftalmológico completo. A veces es necesario recurrir a otras técnicas diagnósticas como radiografías, ecografías y, si están disponibles, TAC y RM.

R.R.Udiz

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.