Inicio > CATARATAS DIABÉTICAS > CATARATAS DIABÉTICAS

CATARATAS DIABÉTICAS

CATARATAS EN ANIMALES DIABÉTICOS

La diabetes es una enfermedad endocrina que consiste en una deficiencia relativa o absoluta de insulina en sangre. Este déficit produce lo que comunmente conocemos como “azúcar en sangre”, hay un aumento significativo de glucosa en sangre en estos animales (hiperglucemia)

Signos que los propietarios pueden observar para sospechar de diabetes:

– Disminución de peso
– Aumento de apetito (polifagia)
– Aumento de la ingesta de agua (polidipsia)
– Aumento de la cantidad de orina (poliuria)
– En hembras en celo, o tras él, aumento de la sed y cantidad de orina de forma evidente.
– Aparición repentina de cataratas tras un periodo de polidipsia/poliuria importante (indicativo de hiperglucemia grave)

El diagnóstico de esta enfermedad es sencillo, una analítica sanguínea basta para medir la glucemia y testar el resto de órganos (hay que tener en cuenta que muchos animales tienen afectados otros sistemas orgánicos porque llevan mucho tiempo sin ser diagnosticados)

Los animales no tratados pueden desarrollar cetoacidosis diabética que es de pronóstico reservado y requiere hospitalización.

Los animales con diabetes deben ser tratados por un veterinario, la aplicación de insulina inyectable depende de diversos factores (especie animal, peso, glucemia, alimentación…) Una vez establecido el tratamiento debemos aprender a usar y aplicar insulina ya que nuestra mascota depende totalmente de nosotros para poder vivir, debemos suministrarle insulina inyectable de por vida.

Las hembras deben ser esterilizadas para poder controlar la enfermedad ya que el celo descompensa la enfermedad aún usando insulina. Una hembra no esterilizada con diabetes es un paciente inestable, que desarrollará hiperglucemia difícil de controlar con los celos.

Los gatos obesos son animales candidatos a padecer diabetes, estos animales han de ser sometidos a dietas de adelgazamiento (estudiadas por su veterinario) ya que es de los pocos animales que tras la bajada de peso pueden llegar a prescindir de su dosis de insulina.

La mayoría de los animales con diabetes desarrollarán cataratas, aún tratando la enfermedad, tras los 12 o 18 meses posteriores al diagnostico. Este dato es muy significativo, ya que animales totalmente visuales y sin daños en el cristalino al principio de la enfermedad pueden llegar a desarrollar opacidad y ceguera posterior al cabo del tiempo.

Las cataratas por hiperglucemia grave pueden aparecer de forma bastante rápida, llegando a desarrollarse en pocos días, estas cataratas pueden desarrollar otras patologías oculares como uveítis, glaucoma, luxación de cristalino, etc. con relativa facilidad ya que son cataratas “altamente reactivas” (el cristalino cambia de densidad, peso y forma muy rápidamente).

Las cataratas diabéticas son operables pero no todos los animales son candidatos a esta cirugía. Los animales con cataratas producidas por diabetes son buenos candidatos para cirugía intraocular siempre y cuando tengan un buen control de la enfermedad:

– Control de glucosa estable al menos durante 3 meses seguidos (con aplicación de insulina)
– Controles sanguíneos normales (hemograma y bioquímica)
– Esterilización (ovariohisterectomía) en hembras
– No complicaciones (cetoacidosis diabética o insuficiencia renal)
– No enfermedades oculares asociadas (atrofia de retina anterior, uveítis grave, glaucoma…)

La presencia de enfermedad ocular asociada a la catarata puede complicar la cirugía y los resultados de la misma.

Complicaciones de las cataratas diabéticas no operadas:

Luxación de cristalino: el cristalino “cae” desde su posición anatómica normal (en el centro de la pupila) hacia detrás (cámara vítrea) o hacia delante (cámara anterior). En caso de luxación anterior se recomienda tratamiento quirúrgico ya que suele desarrollarse glaucoma secundario.

Luxación anterior

Luxación posterior

Uveítis facolítica: la catarata de desarrollo rápido causa inflamación intraocular sin llegar a haber rotura del cristalino. También es bastante típica de cataratas hipermaduras que llevan mucho tiempo instauradas. Responden relativamente bien al tratamiento médico y deben ser tratadas antes de la ciruigía de cataratas.

Uvetis facolítica, luxación posterior de cristalino y glaucoma

Uveítis facolítica inactiva con sinequias secundarias

Uveítis facoclástica: cuando hay rotura del cristalino y salida de su contenido se produce este tipo de uveítis. El tratamiento médico no es efectivo y el tratamiento quirúrgico es fundamental para eliminar el cristalino (causante de la inflamación)

– Sinequias: adherencias entre iris-cornea, iris- cristalino, iris-iris. Son secundarias a uveítis y pueden ser de leves a muy graves.

– Glaucoma: secundario a luxación, uveítis o sinequias por ejemplo

– Otros

Antes de realizar la cirugía de cataratas en un animal diabético hemos de haber controlado la enfermedad. No debemos olvidar que las cataratas son un signo más de una enfermedad multiorgánica que si no se controla adecuadamente puede llegar a producir incluso la muerte de nuestro animal de compañía.
Raquel R. Udiz
Categorías:CATARATAS DIABÉTICAS
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: