Inicio > DISTRIQUIASIS Y CILIOS ECTÓPICOS > DISTRIQUIASIS Y CILIOS ECTÓPICOS

DISTRIQUIASIS Y CILIOS ECTÓPICOS

DISTRIQUIASIS Y CILIOS ECTÓPICOS

Dolor ocular en presencia cilio (blefarospasmo y lagrimeo)
La pupila está dilatada por la medicación

Las pestañas emergen desde una zona concreta del borde palpebral y en condiciones normales se dirigen hacia el exterior sin contactar con la córnea.

Distriquiasis: cuando aparecen pestañas aberrantes en el borde palpebral pero junto o desde las glándulas de meibonio y se introducen en el ojo contactando con la córnea.

Distriquiasis en un Cocker Spaniel inglés

Cilio ectópico: Cuando una pestaña nace fuera del borde palpebral y emerge al exterior desde la conjuntiva entrando en contacto de forma directa con la córnea.

Cilio ectópico en un Bulldog Inglés

¿Qué concecuencias tienen?
Distriquiasis: Muchos animales son totalmente asintomáticos (sin síntomas) y otros suelen padecer de lagrimeo constante o molestias oculares. A veces pueden aparecer úlceras (primarias o secundarias) que curan con dificultad debido al roce constante de las pestañas.
Cilios ectópicos: El contacto directo de la pestaña aberrante con la córnea produce úlceras y dolor intenso. Son úlceras que no curan y las molestias oculares son importantes y persistentes.
¿Cómo se diagnostican?
Ambas patologías se diagnostican con magnificación, preferiblemente una lámpara de hendidura. La distriquiasis es más sencilla de diagnosticar que el cilio ectópico ya que éste último muchas veces está “enterrado” en la conjuntiva y sólo es visible la punta de la pestaña.
¿Cómo se tratan?
Lógicamente hay que tratar las lesiones oculares asociadas mediante los procedimientos más adecuados (tratamiento médico o quirúrgico).
Distriquiasis: las técnicas quirúrgicas a base de criocirugía (frío) o diatermia (calor) son las más utilizadas y, aplicadas adecuadamente, con las que se obtienen mejores resultados (aunque se suelen requerir varios ciclos para resultados definitivos). La depilación manual resuelve el problema de forma transitoria, pero es una buena opción en animales dóciles y con riesgo anestésico alto.
Cilios ectópicos: la única opción es quirúrgica, hay que eliminar toda la pestaña afectada (eliminando con ella el folículo completo para evitar que vuelva a salir). Es una patología dolorosa si no se trata.
Pronóstico:
En ambos casos el pronóstico es bueno si son diagnosticados a tiempo y la ulceración corneal secundaria no ha profundizado demasiado. Las recidivas en el caso de la distriquiasis suele ser frecuente y en el caso de los cilios no lo es tanto.
Hay razas predispuestas a estas enfermedades como Bulldog inglés, Pequinés, Cocker Spaniel, Yorshire Terrier…
Raquel R. Udiz
Los dibujos han sido obtenidos de la web www.teratologia.com (contiene imágenes de anomalías genñeticas de medicina humana que pueden herir la sensibilidad de muchas personas)
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: