Inicio > PANNUS, VIDEOS > SÍNDROME DE ÜBERREITER O QUERATITIS SUPERFICIAL CRÓNICA

SÍNDROME DE ÜBERREITER O QUERATITIS SUPERFICIAL CRÓNICA

SÍNDROME DE ÜBERREITER

Pastor Alemán con ceguera debido a un Síndrome de Überreiter grave. Se observa la pigmentación de color oscura (en la zona ventral de la córnea) y edema de color azulado (en la zona superior o dorsal)

También conocida como queratitis superficial crónica, síndrome de queratoconjuntivitis inmunomediada crónica o pannus.

¿Qué es?
Es una enfermedad de tipo inmunomediada que tiene manifestaciones corneales y en la membrana nictitante (conjuntivitis linfoplasmocitaria). Las lesiones se pueden observar conjuntamente o por separado.

¿Cómo se ve?
Se ven lesiones corneales en forma de queratitis (inflamación de la córnea), pigmento (color negro), vascularización (color rojo y vasos) y edema corneal (color blanco- azulado) que comienza en la zona ventral (la zona de abajo) de la córnea y avanza hasta cubrirla completamente. La membrana nictitante, normalmente pigmentada de oscuro, pierde pigmentación, apareciendo zonas blanquecinas o rosadas (conjuntivitis linfoplasmocitaria). Las lesiones corneales y de la membrana no tienen que aparecer juntas necesariamente, pueden estar aisladas. Parece que el ojo esta inflamado (por la lesión de la membrana nictitante) o cambio de color de la córnea (por las lesiones corneales).

Lesión de la membrana nictitante de forma bilateral en una conjuntivitis linfoplasmocitaria sin afección corneal en un Pastor Alemán

Mismo paciente de la foto anterior donde se aprecia la lesión de la membrana. El borde de la membrana debería ser color negro es su totalidad.

¿Cómo se manifiesta en mi perro?
Normalmente las lesiones corneales no son evidentes al principio y el propietario no se percata de ellas hasta muy tarde. Lo primero que suelen notar es ceguera y cambio de carácter. A veces el motivo de consulta es por cambio de color de la córnea o el aspecto inflamado de la membrana nictitante.

¿Por qué ocurre?
Hay una causa inmunomediada. La exposición directa a los rayos ultravioletas está directamente relacionada. Los animales que viven a grandes alturas manifiestan lesiones más graves y difíciles de controlar que los que viven cerca de la costa. Suele aparecer en animales que viven en el exterior.

¿Qué razas están predispuestas?
– Pastor Alemán
– Greyhound
– Husky
– Kelpie
– Collies
– Otros pastores y sus cruces.

¿A qué edad aparece?
Depende, distinguimos dos categorías:
– Jóvenes: 1-2 años: las lesiones y avance de la enfermedad suelen ser más graves y resistentes. – Adultos: 4-5 años: las lesiones suelen ser menos agresivas y responden mejor al tratamiento.
Lógicamente puede aparece a cualquier edad y la gravedad de las lesiones dependen de cada caso en concreto (influye mucho el lugar donde vive el animal).

¿Qué pronóstico tiene?
Hay que entender que es una enfermedad crónica y se debe tratar de por vida. El tratamiento es totalmente individualizado y dependerá de muchos factores:
– Gravedad de las lesiones
– Edad del paciente
– Zona donde vive
– Facilidad de aplicación del tratamiento
– Etc…
Hay animales muy resistentes al tratamiento, con lesiones muy difíciles de controlar, en estos casos sobreviene la ceguera y hay que optar por técnicas más agresivas.

¿Cómo se trata?
Normalmente se utilizan corticoterapia e inmunomoduladores tópicos. En casos determinados se puede optar con inyecciones subconjuntivales que duran de 7-15 días. Como la exposición a rayos ultravioletas es un factor desencadenante y perpetuante se recomienda evitar la exposición directa, así como que el animal viva en suelos que reflecten mucho la luz.

Lesiones corneales típicas de esta enfermedad (edema corneal dorsal y pigmentación ventral con vascularización) que dan lugar a ceguera en un Pastor alemán antes del tratamiento.

Mismo paciente de la foto anterior. Disminución del edema y vascularización corneal con persistencia de pigmento corneal tras sólo 15 días de tratamiento.



¿Qué precauciones debo tener mientras esté tratando a mi perro?
Al utilizar corticoides hay mayor probabilidad de ulceración corneal por lo que en caso de dolor se debe suspender inmediatamente el tratamiento y consultar con su veterinario rápidamente.

Debemos recordar que estamos ante una enfermedad crónica y el tratamiento debe ser de por vida. Las modificaciones farmacológicas las debe realizar su veterinario y nunca deberemos suspender ningún fármaco sin el consentimiento de un especialista.

Aquí se presenta un vídeo sobre la evolución del Pannus en un Pastor Alemán adulto joven remitido al Servicio de Oftalmología por ceguera, úlceras corneales y dolor ocular grave de varias semanas de evolución resistente a tratamiento. He aquí los resultados obtenidos con el tratamiento adecuado. Es necesario entender la cronicidad del proceso y la importancia de aplicar los tratamientos según la pauta establecida por el veterinario, no suspendiendo su aplicación sin consentimiento del especialista.

Raquel R. Udiz
Categorías:PANNUS, VIDEOS
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: